La gente pregunta​, Aguirre responde

Podemos CM /

Escrito por Miguel Ardanuy.

El proyecto original de traslado de la sede de Asamblea de Madrid (desde su localización en San Bernardo) consistía en un espacio acristalado situado donde hoy está la maternidad de O´donnell. Este espacio con paredes de cristal permitiría que la ciudadanía viese qué estaba pasando en el interior de la Asamblea. Se trataba de una propuesta fundamentalmente simbólica. La transparencia quedaba limitada a una perspectiva en la que los ciudadanos son meros consumidores con un rol pasivo, pero que pueden acceder a una mejor información sobre lo que sucede en las instituciones que los gobiernan. Sin embargo, el traslado efectivo de la Asamblea a su nueva sede no le concedió a madrileñas y madrileños, ni siquiera, esta dimensión simbólica.

Durante la campaña electoral autonómica de mayo del 2015 nos encontramos con una interesante polémica con la entonces candidata Cristina Cifuentes. Interesante porque reflejaba perfectamente las diferencias a la hora de hablar de regeneración democrática. Presentábamos la propuesta del Escaño 130, un escaño abierto a la ciudadanía, para que la sociedad civil pudiera llevar directamente propuestas a discutir en el pleno. Mientras nos esforzábamos por construir alternativas que hicieran real nuestra premisa de poner las instituciones al servicio de la gente, la actual presidenta de la región tildó esa propuesta de estrambótica, añadiendo que la democracia se limita en votar cada cuatro años y que los diputados son los representantes de los ciudadanos, correspondiendo a los primeros la potestad sobre la iniciativa pública.

Ese ya reducido marco de comprensión de la democracia y de sus transformaciones y exigencias está viéndose aún más reducido en la actualidad. La propuesta de reforma y regeneración democrática que el gobierno de Cifuentes está poniendo sobre el tapete tienen poco que ver con mejorar la relación entre representantes y ciudadanos, con darle calidad a ese vínculo. Se refieren más a reducir la diversidad del parlamento regional y a generar marcos de elección más beneficiosos a sus intereses. Abrir la Asamblea frente a cerrarla aún más, estas son las dos posiciones en conflicto.

A la espera de poner en marcha propuestas como el Escaño 130 y mientras promovemos otras iniciativas de fomento de la democracia participativa, hemos decidido abrir a la participación ciudadana la elaboración de algunas de las preguntas que hacemos en plenos y en comisiones. Queremos vincular la labor de control del gobierno que ya ejercemos en las instituciones a las peticiones de la sociedad civil, dotarla de un canal directo para trasladar sus demandas y preguntas a la Asamblea de Madrid. Un canal que se suma a los dispositivos que ya tenemos en marcha, como las reuniones con actores de la sociedad civil para analizar sus demandas o los diputados y diputadas con adscripción preferente a un conjunto de territorios.

La dinámica de recogida de preguntas es sencilla. En una primera fase, se recogen en Plaza Podemos 2.0 las 10 preguntas más aprobadas entre los inscritos y se envían al grupo parlamentario de la Asamblea de Madrid. Este grupo elegirá tres de esas preguntas para plantearlas a lo largo del mes. Las otras siete se llevarán a las comisiones oportunas o se formularán como pregunta escrita.!Seleccionadas las preguntas, se contactará con las personas que las plantearon para terminar de elaborarlas e invitarlas al pleno.

Para poner en marcha este proceso hemos elegido la comparecencia de Esperanza Aguirre en la Comisión de Investigación sobre la corrupción en Madrid. Una Comisión que surge a iniciativa de la oposición, junto con la Comisión de Investigación sobre los procesos de endeudamiento en la región. Los procesos de corrupción y despilfarro constituyen la muestra más clara de cómo las instituciones madrileñas se pusieron al servicio de determinados entramados en lugar de mirar por el interés general. ¿Qué mejor lugar para trasladar las demandas de apertura y de calidad democrática que Podemos quiere introducir en la vida política madrileña? ¿Qué mejor que confrontar décadas de opacidad con el deseo ciudadano de rendición de cuentas y transparencia? Aquellas paredes de cristal, desde las que mirar sin tocar, queremos que sean hoy puertas abiertas por las que entrar para discutir y deliberar de manera conjunta.

Si quieres participar escribiendo o votando una pregunta para la comparecencia de Esperanza Aguirre en la Comisión de Corrupción entra en:

plaza.podemos.info/la-gente-pregunta/asamblea-madrid