Boletín 9 de junio

Podemos CM /

Termina la semana en la Asamblea de Madrid y os dejamos el boletín con la actividad del Grupo Parlamentario de Podemos.

INFORME DE LA PORTAVOZ

Lorena Ruiz-Huerta, Portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid

Hola a todas y todos,

Ayer fue un día intenso y duro, lleno de trabajo, con descalificaciones e imposturas de un Partido Popular temeroso y desgastado. Pero también fue una jornada cargada de ilusión y esperanza. Presentamos una Moción de Censura que no se ganó aritmética pero sí socialmente. Ayer se abrió una puerta para el Madrid que todas nos merecemos frente a sus recortes y desfalcos, un Madrid que pertenece a su gente, y que dista mucho del modelo caduco y putrefacto que, ya desde el tamayazo, han instalado en la región.

El teatro y dramatismo del PP ya no surten efecto y rozan el bochorno. La política de artificios y falsa fachada del “nuevo e inmaculado” PP de Cifuentes ha quedado desmantelada. Podemos acudió este jueves a la cita para censurar un gobierno que ya no cuenta con ninguna legitimidad, y lo hizo con medidas concretas y un programa detallado basado en el rigor y la seriedad del análisis que la emergencia social actual merece. Frente a nuestro rigor, su espectáculo de lodazal y bajeza.  Ayer sólo se vio en el hemiciclo a dos partidos: unos trabajamos por recuperar la política y las instituciones para ponerlas al servicio de la gente; los otros interpretaron reglamentos y utilizaron la Asamblea autonómica a su antojo, practicando un caciquismo que distorsiona el parlamentarismo y lo entrega a un único fin: difamar, mentir, ocultar, obstaculizar y embarrar el debate… en definitiva, convertir la sede del legislativo madrileño en un escenario de tertulias de ruin condición.

El PP se enfrentó a su realidad de corrupción y des-gobierno como mejor sabe hacer, con conductas machistas, retrogradas y clasistas. Utilizó su tiempo durante la sesión para activar la máquina del fango, con el ya tradicional y rancio “y tú más”, para fabricar calumnias contra Podemos y su electorado, e intentar simular una “pseudo-cuestión de confianza” que diluyese la discusión de una Moción que lanzamos contra la negligente gestión que siembra en nuestra región pobreza y desigualdad.

Pero no lo consiguieron, no conseguirán arrebatarnos nuestro derecho a desalojarles. La Moción de Censura de ayer es sólo un primer paso. Los problemas de todas las madrileñas y la corrupción siguen ahí fuera, aunque el Partido Popular decida que no los discutamos en la sede de la soberanía regional y abandonen sin respeto alguno a la cámara.  Lo hemos dicho muchas veces, esta región, y este país, son vanguardia, y van mucho más al frente que sus instituciones. Tenemos la urgente tarea de recuperarlas y ponerlas a la altura de la ciudadanía, para que trabajen en beneficio de lo social y no de una minoría privilegiada, que además hace trampas.

Ayer Podemos y toda la ciudadanía que empuja esta Moción dieron una auténtica lección de dignidad. En la bancada del Partido Popular dicen que “Podemos no puede”, eslogan que adoptaron, fruto del miedo, durante la sesión. Pero en realidad “sí se puede”, y lo saben, tienen miedo porque saben que hay otro Madrid muy distinto al suyo, un Madrid que ya no les tolera, el Madrid que se viene.

No les merecemos ni un minuto más. Que les quede claro, el tiempo de los corruptos se ha agotado, hay una alternativa de Madrid con la gente, por la gente y para la gente.

ACTIVIDAD PARLAMENTARIA

Esta ha sido la actividad del Grupo Parlamentario de Podemos esta semana en la Asamblea de Madrid.
Puedes ver nuestras intervenciones haciendo click aquí y también puedes descargar la versión impresa del Boletín de la Actividad Parlamentaria de Podemos.

El pasado jueves 8 de junio se celebró la sesión de la Moción de Censura a Cifuentes en la Asamblea de Madrid presentada por Podemos.

Desde hace años conocemos imputados, tramas y delitos de miembros del Partido Popular, partido que en 30 años ha batido todos los récords de corrupción. Nuestra Comunidad se ha visto especialmente afectad por 3 de las grandes operaciones criminales que el PP ha protagonizado: la Púnica, la Gürtel y la operación Lezo.

Frente al Madrid que beneficia a una minoría privilegiada, el Madrid de los recortes en servicios públicos, el Madrid que no garantiza el disfrute de os derechos sociales, tenemos una propuesta de un Madrid diferente; para todas.

Llegamos a la sesión de pleno de la Moción de Censura con más de 500 propuestas para conseguir un Madrid a la altura de su gente, que pueda vestirse con la bandera de la democracia, la justicia social, la sanidad y educación públicas y de calidad, que acabe con la corrupción y la desigualdad. Entre ella se encuentra un Plan de Rescate Ciudadano, medidas para la lucha contra la corrupción y por la regeneración política, una propuesta de un nuevo modelo económico que priorice el desarrollo regional, garantías de acceso a los servicios públicos y derechos sociales, y medidas para garantizar la sostenibilidad en la ordenación del territorio.

Pese a esto, antes de que pudiéramos exponer en el pleno nuestras propuestas, el Partido Popular prefirió continuar en su línea llenando la sesión de insultos, mentiras y falsedades, dando un espectáculo indigno de un partido en el Gobierno de la Comunidad de Madrid. El PP ha vuelto a demostrar en esta sesión la falta de respeto que sienten por las instituciones, su bajeza e irresponsabilidad política. Mientras sus Consejeros acusaban a Podemos de ser una partido de “pederastas y narcotraficantes”, Cristina Cifuentes dedicó el pleno a mirar su móvil de forma continuada, demostrando que la cortesía parlamentaria, así como la educación, tampoco son propios del “nuevo” Partido Popular que quiere vendernos. Frente a aun Gobierno regional marcado por la corrupción, desde Podemos seguiremos trabajando por la ciudadanía con propuestas sólidas que regeneren nuestra comunidad.

La decepcionante abstención del PSOE a nuestra propuesta de Moción de Censura, junto a la fidelidad de Ciudadanos con su socio de Gobierno, permiten la continuidad del corrupto Gobierno del PP, haciendo que ambos partidos pierdan credibilidad cuando hablan de responsabilidad política o lucha contra la corrupción.